Cuando los Omegas fueron descubiertos por primera vez en 1923, en realidad estaban clasificados como una vitamina – vitamina F – antes de ser mejor clasificados como grasas en el año 1929.

Hay tres tipos de grasas:

Los Omegas caen en la categoría de grasas poliinsaturadas, que son agrupadas en la grasa no saturada.

En algún tiempo los primeros científicos consideraron más necesarias las vitaminas que grasas, pero ahora sabemos que nuestro cuerpo no puede funcionar sin ácidos grasos esenciales como el Omega.

Los omegas son ácidos grasos esenciales que el cuerpo no puede producir por lo que debes consumirlos en tu dieta. Los ácidos grasos esenciales constituyen cerca del 7% de las grasas consumidas en una dieta normal, lo cual representa el 3% de todas las calorías .

Hay una buena razón por la que son llamados omegas esenciales. Nuestro cuerpo necesita estos ácidos grasos para todo, desde la función cerebral, la señalización celular y la producción de hormonas para la protección cardiovascular y el apoyo del sistema inmunológico.

Los ácidos grasos omega 3

salmoncrema_-960x623Son derivados del ácido linolénico, los ácidos eicosapentaenoico y docosahexaenoico. Los podemos encontrar en las semillas de lino, trucha y ciertos pescados de altamar como el salmón, arenque y atún. Vegetales de hojas verdes, nueces, frijoles de soya y aceite de colza.

Ácido linolénico tiene que ser convertido en las formas más utilizables “activos” de eicosapentaenoico y docosahexaenoico, pero este proceso de conversión deja mucho que desear, ya que sólo una pequeña fracción de que el linolénico en realidad se convierte en utilizable eicosapentaenoico, y un porcentaje aún menor se convierte en docosahexaenoico.

Estas conversiones, se basan en la cantidad de nutrientes como el cobre, calcio, zinc, magnesio, hierro y vitaminas B6 y B7, que están en su cuerpo con el fin de que tengan éxito.

Una dieta rica en ácidos omega 3 puede reducir el riesgo de enfermedad arterial coronaria

Los ácidos grasos omega 6


bl23_soya_jpg_2349764fSon derivados del ácido linoleico y el ácido gama linolénico los podemos encontrar en aceites vegetales (aceite de girasol, maíz, oliva  y soja) aceites de pescado, Yema de huevo y frutos secos

Pueden ayudar en  síntomas premenstruales y menopausia, en enfermedad fibroquística de los senos y en Europa se utiliza en la neuropatía diabética.                   

Omega – 9

Foto: aceiteolea.wordpress.com
Foto: aceiteolea.wordpress.com

Considerado como el negrito en el arroz, Los omega-9 son sólo un poco diferente de ácidos grasos omega-3 y omega-6.

Primero, nuestro cuerpo puede producir los omega-9 por su propia cuenta.

Y segundo, los omega-9 son muy ricos en grasas monoinsaturadas (cerca o por encima del 70%), por lo que son a menudo sólo conocen como ácidos grasos monoinsaturados.

Omega-3 y omega-6, por otra parte, son las grasas poliinsaturadas. Omega-3, 6 y 9 son todas las grasas insaturadas aún a diferencia de las grasas saturadas.

¿Perdidos? Esto me llevó un tiempo entender mi primera vez, también. 🙂

ácido graso omega-9, también conocido como ácido oleico, se encuentra en la grasa animal y aceites de origen vegetal, tales como:

Entonces cómo mantenemos el balance?

GrilledChickenSaladVinaigretteCuando un omega-3 y un omega-6 pasan por el proceso de conversión en su cuerpo, que compiten por las mismas enzimas de conversión. Aquí el problema es que por lo general hay más ácidos grasos omega-6 que evitan que los Omega 3 se conviertan con éxito.

Tenemos que llevar a cabo una especie de acto de equilibrio para asegurar que la conversión de ácidos grasos omega-3 no se pierda en el proceso.

Los científicos todavía están debatiendo la relación perfecta de omega-6 y omega-3, pero en general han acordado que el objetivo de una relación que varía de 1: 1 a 4: 1 es ideal.

Personas que hacen la dieta Paleolítica probablemente te dirán que se continues con la parte baja ya que los investigadores sugieren que hemos evolucionado en una estricta relación de 1: 1 omega-6 y omega-3.

Esto está a años luz de lo que la mayoría de nosotros estamos consumiendo.

“Una dieta típica de América del Norte puede contener 11 a 30 veces más ácidos grasos omega-6 que los ácidos grasos omega-3, que contribuye a la creciente tasa de trastornos inflamatorios en los Estados Unidos.”

Pero no se renuncie a los omega-6 por el momento. La American Heart Association afirma que proporcionan importantes beneficios para la salud que no debe ser limitado por una razón.

Frank Sacks MD, El cardiólogo de Universidad de Harvard, dice:

La proporción que consumimos de omega-6 y omega-3 no importa ya que ambos son buenos. La relación no tiene sentido porque al final los dos son buenos “.    

Que significa esto?

Yo diría que es probable que todo depende de su estado de salud y su estilo de vida.

Si usted está consumiendo la mayor parte de sus omega-6 en forma de comida rápida, sin duda debes tratar de reducir su consumo de ácidos grasos omega-6 y elevar sus omega-3.