Hoy en día, el entorno en el que vivimos es estresante ya sea en casa, escuela o trabajo. El estrés es un enemigo que ataca lentamente al cuerpo que se produce cuando los sucesos de la vida superan nuestra capacidad para afrontarlos.

Cuando llegamos a estar estresados, nuestro cuerpo ordena a nuestras glándulas suprarrenales liberar una oleada de hormonas, incluyendo la adrenalina y el cortisol.

La adrenalina aumenta nuestro ritmo cardíaco y hace que la presión arterial aumente. El cortisol, la “hormona del estrés”, viene a sumarse a nuestra sensacion de estrés, junto con el aumento de los niveles de azúcar en la sangre y un impacto negativo en nuestros sistemas inmune y digestivo.

Puede afectar a todos los órganos y sus funciones pero sus efectos se concentran sobre todo en el sistema cardiovascular y sistema inmunitario que reduce su efectividad lo que provoca que bajen las defensas.

Lo primero es identificar el estrés por lo que pon atención a los siguientes síntomas:

  • Dificultad para conciliar el sueño
  • Olvido de las cosas
  • Falta de concentración
  • Miedos
  • Pensamientos de tipo obsesivo
  • Cambios de temperamento
  • Irritabilidad
  • Hiperactividad
  • Estado de tensión fuerte
  • Soledad
  • Ansiedad
  • Pesadillas
  • Presión alta
  • Abuso de alcohol y tabaco
  • Problemas digestivos
  • Catarros
  • Dolores de cabeza

Si tienes algunos de los síntomas anteriores es importante que hagas cambios en tu dieta, alimenta correctamente a tu cerebro. Este órgano sólo representa un 2 a 3% del peso corporal total, pero es responsable del consumo de un 20% de la energía que extraemos de los alimentos y su principal fuente de energía son los carbohidratos.

Los principales nutrientes que necesita son los siguientes:

Vitaminas del complejo B (tiamina, niacina, piridoxina, B12 y ácido fólico), vitamina E, vitamina C,  minerales como potasio, magnesio, zinc. Oligoelementos como litio, silicio y cromo. Y ácidos grasos esenciales.

Por los que estos son los alimentos que debes consumir para combatir el estrés

Avena

Avena | CentroMedInAporta los nutrientes más importantes para el buen funcionamiento de las neuronas, ya que contiene, ácidos grasos, fósforo, lecitina y vitamina B1. Todo ello ejerce un efecto tonificante y equilibrador sobre el sistema nervioso. Además la avena  contiene pequeñas cantidades de un alcaloide no tóxico, la avenina, que tiene un suave efecto sedante sobre el sistema nervioso.

Almendras

Almendra | CentroMedInAporta grasas como el linoleico que desempeña importantes funciones en el sistema nervioso, además Vitaminas B1, B6 y sobre todo vitamina E. Minerales como calcio, fósforo y magnesio. Por su composición contribuye a superar el estrés, la depresión y fatiga

Arándanos

Arandano | CentroMedInDeben su color intenso a las antocianidinas que es un flavonoide que tiene un efecto antioxidante y neuroprotector. Se ha comprobado en animales de experimentación que después de consumir durante 10 semanas una dieta rica en arándanos, resisten mejor los efectos del estrés

Germen de Trigo

germen-trigo

Por su riqueza en vitaminas del complejo B1, B2 y B6 además de la vitamina E y minerales como magnesio, hierro y fósforo, lo hacen un  alimento muy benéfico en casos de estrés, depresión y cansancio.

Semillas de Uva

Semilla de Uva | CentroMedIn Especialmente la uva morada, tiene una alta concentración en sustancias antioxidantes. Estudios realizados en la universidad de Madras (India) con animales de experimentación han puesto de manifiesto la capacidad del extracto de semilla de uva para aumentar el nivel de las enzimas antioxidantes presentes naturalmente en las neuronas y esto te beneficia en que protege a tus neuronas contra  el deterioro causado por el estrés y envejecimiento. Y las uvas proporcionan colina,  necesaria para la formación de la acetil colina que es el más importante neurotransmisor del cerebro.

Lechuga Orejona 

Lechuga Orejona | CentroMedInTiene sustancias de acción sedante, similares químicamente a las que forman el opio, aunque carecen por completo de toxicidad y efecto adictivo. Por su composición la lechuga tiene efecto sedante, somnífera, por lo que conviene en caso  estrés, ansiedad o nerviosismo. El consumo habitual produce una suave y a veces imperceptible sedación a la vez que proporciona vitaminas del complejo B.

Grasas

Aceite de Oliva | CentroMedInPrincipalmente el de oliva, y también de semillas de girasol, maíz, soja y lino, de preferencia prensados en frío.