La alcachofa es una hortaliza muy digerible y bien tolerada, tanto para sanos como para enfermos, ya que nos sirve como alimento o medicamento. Tiene un bajo contenido calórico, rico en fibra dietética, bajo en grasa y contiene inulina, por lo que la hace especialmente buena para diabéticos, obesos y con problemas de estreñimiento.

La alcachofa es una buena fuente de vitaminas del complejo B, fósforo, hierro y potasio. Uno de los principales componentes de la alcachofa es la cinarina que es la que mayormente  tiene los efectos benéficos en nuestro cuerpo.

La cinarina ayuda en problemas biliares, ya que facilita el vaciamiento de la vesícula biliar, por lo que te puede ayudar en problemas como mal funcionamiento o bien piedras en vesícula.

Descongestiona el  hígado, ya que después de la ingestión de alcachofa, la bilis segregada es menos densa y más fluida, gracias a esto el hígado neutraliza y elimina con la bilis muchas de las sustancias tóxicas que circulan por la sangre..

La alcachofa disminuye el endurecimiento de las arterias, ya que disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos, por lo que te recomiendo la consumas durante mínimo 3 meses.

La alcachofa aumenta la producción de orina, por lo que ayuda en problemas renales. También ayuda a disminuir los niveles de glucosa.

El consumo abundante de la alcachofa puede lograr efectos sorprendentes en las enfermedades crónica de la piel.

¿CÓMO CONSUMIR LA ALCACHOFA ?